Los peligros de la navegación y el sol

Hoy nuestra experta en cuidados de la piel, nos ofrece unos interesantes consejos sobre los efectos del sol para los navegantes. Recordemos que en el mar, la incidencia de los rayos es doble ya que estamos expuestos a los directos y a la refracción que estos producen sobre la superficie del mar.

Sol, luz, azul mediterráneo, apacibles fondeos, sal, mar, y bronceados relucientes… La primavera, el verano, el sol es nuestro amigo y a la vez nuestro enemigo. ¿Estás preparado para recibirlo?

Los baños de sol han de dejar de ser un temido enemigo, y debes apostar por un bronceado seguro. Es importante tratar la piel antes, durante y después de sol. Hazte una exfoliación en rostro y cuerpo para conseguir un bronceado uniforme.

La actitud frente al sol debe ser de acción. Ponte la crema de protección solar media hora antes de exponerte al sol y repite este proceso cada 30 minutos. En vacaciones estamos mucho más expuestos y siempre es un placer embarcarse. ¡Vamos rumbo al sol!

Una cifra muy alta:  7 de cada 10 personas, no toman ningún tipo de protección solar. Es muy importante cuidarse con una dieta a base de antioxidantes. Debemos tomar alimentos ricos en caroteno. Algunos de los alimentos que recomendamos  son: tomate, sandía, zanahoria, y salmón entre otros. Los betacarotenos nos ayudan a conseguir un bronceado estético y nos protegen de un prematuro envejecimiento celular. El tomate nos ayuda en las marcadas arrugas de expresión. El salmón, es un alimento rico en omega 3  a u vez es un antioxidante que nos protege de los radicales libres. Una ayuda extra también nos vendrá muy bien:  los “Nutricosméticos”, complementos antioxidantes adicionales.

Recuerda también que los rayos UVA también estropean el cabello. Presta mucha atención y protegerlo adecuadamente como cremas, geles, aceites, mascarillas, Serum, champú…..

Si quieres salir a navegar aplica la crema generosamente sobre la piel, cada dos horas o más frecuentemente si se hacen baños . Utiliza sombrero o gorra para evitar la radiación directa a tu cabeza y tu pelo. Utiliza siempre gafas de sol y recuerda ponerte protector en la zona orbicular de los ojos para prevenir las patas de gallo, ya que es una zona muy delicada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.