La navegación nocturna

El día se presenta totalmente soleado. Amurados a babor, navegando relajadamente a unos buenos siete nudos con un viento de través, avistamos a escasos doscientos metros unas velas blancas dibujando una perfecta enfilación con uno de nuestros candeleros de la banda de estribor. La tripulación segura de sí misma, sigue a lo suyo, disfrutando de la navegación y prestando poca atención al nuevo actor que irrumpe en el extenso gran azul.

Esta escena, que se nos ofrece en multitud de ocasiones durante cualquier navegación, cambia drásticamente durante una navegación nocturna. No podemos dejar de reconocer que nuestra atención aumenta si se trata de navegar por la noche. Esas velas que veíamos por nuestra banda de estribor se verían sustituidas por una inquietante luz roja. Nuestro coeficiente de confianza se reduce, a pesar de contar con la última tecnología en navegación electrónica a bordo. Un simple incidente durante el día, corre el riesgo de convertirse en un accidente por la noche. La navegación nocturna tiene sus propias normas que conviene conocer bien.

Si nos gusta navegar a vela, estamos casi condenados, en el buen sentido del término,  a navegar de noche. Una singladura de 100 millas pasa irremediablemente por pasar una noche navegando. Si conseguimos dominar las técnicas de la navegación nocturna, conseguiremos disfrutar de uno de los mayores placeres que nos ofrece el mar. Por otro lado, también encontraremos factores positivos, tales como una mejor identificación de los faros, el placer que supone navegar con un cielo plagado de estrellas o con el reflejo de la luz de luna, o incluso la sensación que produce navegar sin ver el oleaje que golpea nuestro casco. Tengo un buen amigo que siempre dice que prefiere acometer un temporal de noche que durante el día precisamente por este motivo. A veces se cumple aquello de que la inconsciencia hace la felicidad…

Otra variable que determina muchas veces el hecho de navegar de noche es que es preferible llegar de día a nuestro destino máxime si no conocemos bien el puerto, o simplemente porque se trata de un fondeo que puede estar ocupado por más barcos, por lo que nuestra maniobra de fondeo resultará más complicada.

Para poder disfrutar de todo ello deberemos preparar convenientemente el barco, la tripulación, la organización de guardias, las normas de seguridad y las técnicas especiales de navegación y maniobra.

Algunos consejos para la vista

  • Para identificar un objeto determinado, es mejor no mirarlo directamente, sino pasear la vista observándolo con una separación de unos grados.
  • Debemos dudar continuamente de los colores que percibimos. Hay que evitar las luces blancas y utilizar preferentemente luces rojas, que no destruyen la púrpura retinóica, para iluminar la mesa de cartas, el compás y los instrumentos de navegación.
  • El tripulante de guardia debe ser relevado por otro que se haya adaptado a la oscuridad por lo menos durante un cuarto de hora. Para que el periodo de adaptación sea el mínimo posible, puede resultar adecuado crear en el interior del barco una iluminación «indirecta», por ejemplo, tapando los focos de luz con papel de aluminio. La vista pronto se acostumbre a esta luz suave, que además crea una atmósfera propicia para el descanso de unos y la actividad de otros.
  • Hay que comer zanahorias y arándanos. Si se estiban bien, estarán siempre estupendos y su contenido en vitamina A resulta excelente…

Normas de prudencia

  • Sea cual sea el tiempo que haga, no debemos salir nunca a cubierta sin estar equipados, es decir con ropa de abrigo, con el chaleco salvavidas, el arnés puesto y con la linterna (preferiblemente frontal para tener las manos libres). Recordar no iluminar directamente a nuestro compañero de guardia con ese frontal o linterna para evitar cegarlo.
  • Desde el momento que ocupamos nuestro puesto, sea timón, o vigilancia, debemos enganchar siempre el mosquetón del arnés a la linea de vida.
  • No debemos enganchar nunca el mosquetón a los obenques, argollas, ni al arco protector del compás o a cualquier otro lugar que no sea el adecuado.
  • Debemos evitar quedarnos solos en cubierta.
  • Es preferible hacer las guardias con un mínimo de dos personas.
  • Prudencia absoluta siempre, pero especialmente por la noche con la posibilidad de que se produzca un caída de Hombre al Agua. Al movernos fuera de la bañera iremos siempre con la linea de vida y con una mano sujetos a un pasamanos.
  • Tengo la costumbre, especialmente cuando se trata de tripulantes poco expertos o alumnos, que no salgan del entorno seguro de la bañera bajo ningún concepto

Puntos de referencia y publicaciones

  • Libro de Faros
  • Las luces de los barcos
  • Reconocimiento del cielo y sus estrellas
  • Electrónica (Radar, Plotter-GPS, AIS)

El equipamiento

  • La iluminación interior, para mesa de cartas, bitácora, cocina, etc.
  • Iluminación exterior de cubierta
  • Luces de navegación del barco y muy recomendable llevar siempre un kit de luces de emergencia.

Esperamos que estos breves consejos os sean de utilidad, y os animamos a disfrutar de los placeres de la navegación nocturna en vuestras próximas singladuras.

 

Preparar una travesía. El Routing

A una escasa semana de nuestra próxima travesía a Lanzarote, hemos querido aprovechar para hacer esta serie de videos en nuestro canal de Youtube, relativos a cómo preparar adecuadamente una travesía oceánica de este tipo. La semana pasada hablamos acerca de la equipación, y esta semana queremos hacerlo del routing: los consumos y distancias, las fuentes de consulta: derroterros, guías náuticas, cartas náuticas, etc., de la navegación por estima, de los peligros a la navegación, o de los posibles puertos alternativos que debemos prever en nuestra derrota.

Cómodamente, desde nuestra casa, podemos preparar adecuadamente cualquier travesía, porque como sabéis, el marino debe anticiparse a todo aquello que pueda suceder en el mar. El Plan B, C, o incluso Z se convierte en cotidiano cuando uno se aleja de su puerto base.

Sin más dilación, aquí tenéis este video que esperamos os sea de utilidad. También os animamos a que nos dejéis vuestros comentarios que serán siempre bienvenidos. Compartir el conocimiento es nuestro objetivo, para hacer más y mejores navegantes en el futuro.

El próximo video ya será a bordo del velero «La Rebeldía», un precioso North Wind 68′  donde os enseñaremos como hacer el check-in de seguridad, la compra de víveres, la estiba, la comprobación de la estanqueidad, la maniobrabilidad, y el gobierno, y donde iremos narrando día a día todo lo que ocurra a bordo desde La Marina Salinas en Torrevieja (Alicante), cruzando el Estrecho de Gibraltar, hasta recalar en Agadir (Marruecos) y posteriormente llegar finalmente al sur de Lanzarote en Marina Rubicón (Playa Blanca).

 

 

 

Afrontar una travesía náutica en velero. El equipamiento náutico

Aprovechamos nuestra próxima travesía náutica: De Torrevieja a Lanzarote, para dejaros este video Tutorial sobre cómo hacer tu equipaje. De los pies a la cabeza: calcetines, botas náuticas, ropa térmica, chaqueta y salopette náuticos, gorro de lana, forro polar, guantes de navegación a vela, navaja multiusos, crema protección solar, y gafas de sol polarizadas.

Esperamos os sea de ayuda para vuestra próxima aventura náutica.

En próximos artículos compartiremos con vosotros la manera de analizar el parte meteorológico, y el routing de navegación.

La convivencia en un viaje en velero plaza a plaza

Los viajes «plaza a plaza» como denominamos comúnmente en el sector , son aquellos en los que una Agencia o empresa de charter ofrece plazas para completar la tripulación de una embarcación, con un patrón, y con una ruta más o menos establecida. Esto funciona hace muchos años y de forma eficiente en nuestro país y en casi todos aquellos donde existe un atractivo marítimo por descubrir. Decimos esto, porque últimamente, y este año especialmente, han proliferado los barcos llamados de «economía colaborativa; es decir, aquellos que son propiedad de un particular y que deciden en un momento dado realizar un determinado viaje compartiendo gastos, por supuesto sin cumplir con los requisitos de seguridad y de coberturas a los que están obligados lo barcos y patrones de la Lista 6ª… , pero eso es harina de otro costal que nos gustaría tratar en profundidad en otro artículo.

Cuando me preguntan acerca de esta fórmula vacacional, suelo decir que es como un «Gran Hermano», pero ¡a lo bestia!, y me explico; se van a encontrar personas que no se conocen, y que pueden provenir de muy diferentes ambientes culturales y sociales, van a tener que compartir camarotes, lavabos, mesa y cubiertos para comer, desayunar, y cenar,  y sobretodo colaborar en las habituales tareas diarias como comprar, cocinar, limpiar, o lavar, y todo ello en un espacio muy reducido que además no es estable como es la cubierta de un barco.

Pues bien, a pesar de todo esto, la mayoría de viajes en velero bajo la fórmula del plaza a plaza suelen funcionar. Hoy queremos explorar los motivos que pueden hacer que nuestra convivencia en una barco plaza a plaza sea memorable, o por el contrario se convierta en una desagradable experiencia. Algunas claves:

  • El patrón o skipper. Su magisterio es fundamental en estos viajes. Se da por hecho que es conocedor de la zona, que además es un profesional, experto navegante, y que atesora una cierta facilidad para el trato social. Pero además de todo esto, es la figura sobre la que pivota el buen clima y armonía, el que debe fijar de forma clara y meridiana las normas de convivencia. Como suelo decir a los tripulantes cuando llegan a bordo, la democracia en un barco no existe. Y tiene una lógica aplastante: imaginemos que nos levantamos por la mañana y el patrón somete a votación el lugar donde hoy vamos a ir…el caos está asegurado. Además, el patrón tiene que contemplar más variables para decidir su rumbo o próxima recalada, como son la meteorología, el tráfico marítimo, el fondeo, y por encima de todo,  la seguridad del barco y de sus tripulantes. Imaginemos que en una agradable comida a bordo fondeados en una cala, uno de los tripulantes lanza un comentario a otro sobre su poca participación en las labores de la cocina. La discusión está asegurada. Ahora imaginemos ese mismo caso pero donde es el patrón el quien habla a solas con esa persona y le hace ver lo bueno que sería que participe más con sus compañeros en esa tarea, pero que si no se le da bien, también puede prestar su apoyo en la limpieza por ejemplo. Se lo dice el patrón que es la máxima autoridad en el barco y además se lo dice de manera correcta, sin agravios personales. Es solo un ejemplo de como una misma situación puede producir efectos muy distintos.
  • El patrón también debe ser capaz de crear un buen ambiente de camaradería inicial y potenciar las actitudes tolerantes.
  • Una mente abierta. Todos tenemos nuestros gustos personales, nuestras maneras de hacer las cosas, y además casi siempre pensamos que son la mejor manera de hacerlas. Todo esto debemos tenerlo en cuenta cuando contratamos un plaza a plaza. Vamos a compartir con otras personas un espacio vital reducido y seguro ellas tienen maneras distintas de hacer las cosas a lo que nosotros estamos habituados. Si cada uno impone «su manera», la convivencia no va a funcionar.
  • Es un viaje compartido. Puede resultar una obviedad, pero es importante asumir que no hemos contratado un viaje con un barco en exclusiva y por tanto la Ruta, los fondeos y lugares a visitar están establecidos y en todo caso dependen del patrón quien a su buen criterio establecerá el próximo fondeo, o la actividad a realizar. Esto no quita que cada uno pueda mostrar sus apetencias, gustos o preferencias en un momento dado de ir a tal cala o a tal lugar, pero entendiendo que el criterio final que debe prevalecer es el del patrón. Recomendamos que previamente a la contratación del viaje, nos informemos de la ruta a realizar, si se suele navegar a vela, de los lugares que se suelen visitar, si se fondea en calas o se amarra en puertos,  etc. Si para nosotros es condición «sine quanum» alguno de estos aspectos, y partiendo de la honestidad de la Agencia en sus respuestas, deberemos valorar si ese viaje va a cumplir nuestras expectativas.
  • Las instrucciones del patrón en el Briefing inicial suelen despertar ciertos recelos: «vaya capitán que nos ha tocado…todo son instrucciones y prohibiciones». Precisamente por ser el barco un espacio reducido y en un entorno hostil, las instrucciones deben ser precisas. Conforme vayan pasando los días nos daremos cuenta que esas instrucciones y recomendaciones iniciales son fundamentales para que todo fluya correctamente a bordo: uso de los wc, limpieza, tareas a bordo, el consumo de agua, de energía, seguridad a bordo, como movernos en el barco, etc, etc.
  • La limpieza asegura una mejor convivencia. La regla de oro es intentar ensuciar lo mínimo. Si vamos a ir al lavabo intentaremos dejarlo igual que lo encontramos. No es agradable entrar en el lavabo de un barco, y en verano con las altas temperaturas, y encontrarlo sucio. Es algo sencillo que mejora la convivencia.
  • Un uso responsable del agua. Es importante mentalizarse de esta restricción antes de ir a un barco. En la comodidad de nuestro hogar no somos conscientes de la cantidad ingente de agua que gastamos simplemente al lavarnos la cara, limpiarnos los dientes,  o al lavar los platos. En un barco el uso del agua está limitado a la propia capacidad de los tanques. Siempre se puede acudir a un puerto cercano a hacer la aguada, pero eso en los meses estivales suele representar perder toda una mañana de nuestras vacaciones. Tan sólo adoptando algunos pequeños esfuerzos conseguiremos superar una semana con el agua de los depósitos: ducha económica, o lavar los platos con aguas de mar y sólo utilizar el agua dulce al final, son algunas de las medidas para conseguirlo.
  • ¿Puerto o fondeo?. Los viajes en velero por Baleares suelen transcurrir con fondeos en calas y se suelen visitar pocos puertos. En algunos otros lugares como Croacia por ejemplo, la recalada en un puerto o Marina suele ser más habitual. Somos partidarios de priorizar el fondeo y acudir a puerto una noche como máximo siempre que sea posible tanto por precio como por disponibilidad, aunque esto siempre dependerá de múltiples factores.
  • ¿Hay algún cocinillas a bordo?. Dicen que la persona más importante para el capitán de un barco es el cocinero. Algo de cierto debe haber en semejante creencia, ya que cuando los estómagos de la tripulación están servidos, la convivencia suele mejorar. El auge que los últimos años está teniendo la gastronomía, ayuda a que la mayoría de viajes en velero suelan contar casi siempre con alguien dispuesto a tomar los mandos de los fogones.
  • Rehuir el conflicto pero afrontarlo en el momento adecuado.
  • Respetar los turnos de guardia en el caso de travesías y sobre todo el descanso cumpliendo los horarios establecidos.
  • El orden. Cada uno de los tripulantes debe mantener sus pertenencias personales bien ordenadas, y sobre todo respetando el orden en los espacios comunes sin invadirlos con nuestras propias pertenencias. La mesa de cartas es un territorio libre de cualquier objeto que no sea del capitán. Es un lugar de trabajo que debe mantenerse despejado y a punto para desarrollar su cometido en cualquier momento. Es una buena idea establecer un lugar común para todos donde poder cargar los teléfonos, tabletas, y cámaras, de manera que todos puedan tener sus dispositivos cargados, pero sin entorpecer el orden.
  • El patrón debe explicar a toda la tripulación el significado del concepto «a son de mar». Todo debe estar perfectamente estibado, pertrechado,  y arranchado,  así como lo portillos y escotillas cerrados. Es un concepto importante que todo el mundo a bordo debe conocer y saber aplicar inmediatamente y en cualquier momento para que todo esté en orden en el caso de que se prevea un empeoramiento de las condiciones del mar. Resulta muy desagradable e incluso peligroso ver como determinados objetos van golpeando y cayéndose mientras estamos navegando.
  • Aceptar la realidad. El patrón convive con la previsión meteorológica. Sus decisiones vienen motivadas muy a menudo por la previsión meteorológica, el estado del mar, las posibles tormentas, etc. A veces visitar aquella cala tan bonita o ese fondeo increíble no es posible debido a las condiciones meteorológicas. La seguridad es lo más importante para el patrón y debemos aceptar esas decisiones o incluso la posibilidad de tener que refugiarnos en un puerto varios días si fuese necesario.

Esperamos que estos consejos os sean útiles para que podáis disfrutar al máximo de vuestra próxima experiencia náutica.

Navegar con niños

Existe una cierta creencia que navegar con niños puede resultar poco conveniente porque se pueden marear,  porque no van a soportar la vida a bordo, o incluso que puede resultar peligroso. Nada más lejos de la realidad. Por nuestra experiencia en nuestros viajes en velero, podemos afirmar que a buen seguro los que más problemas pueden llegar a contraer serán los adultos pero difícilmente los niños. Por supuesto siempre siguiendo unas normas mínimas de seguridad que queremos recordar en este artículo.

Un niño si navega por primera vez va a vivir una auténtica aventura. Un nuevo medio de locomoción en el que puede participar activamente, experimentar con algo que se mueve. El contacto continuo con el medio es también un magnífico estímulo para los más pequeños, ya que a casi todos les encanta jugar con el agua. Si a todo eso le sumamos la posibilidad de ver algún delfín, tortuga o ave marina, la diversión está garantizada.

Respecto a las medidas de seguridad, aquí desglosamos algunas que debemos tener presentes si vamos a navegar con niños:

1- Es importante que le enseñemos al niño que navegar es como un juego en el que é también tiene que participar.

2- No es nada conveniente trasladarle nuestros miedos o temores.

3- Nos proveeremos de un chaleco adecuado a su tamaño y peso. Si tenemos previsto alquilar un barco, preguntaremos previamente a la empresa si existe uno acorde a su talla.

4- Cuando estemos navegando evitaremos que el niño se mueva libremente por la cubierta. La bañera en ese caso es el lugar más seguro.

5- La embarcación auxiliar puede ser su principal dominio. Con los debidos cuidados de seguridad, básicamente vigilando la hélice, los niños pueden manejar nuestro chinchorro para llevar a toda la familia hasta tierra desde nuestra embarcación.

6- Practicar snorkel, pescar, un concurso de fotografías marinas, o hacer un taller de nudos pueden ser pasatiempos muy apropiados para completar las horas de diversión a bordo. ¡Ah! y no olvidemos embarcar con nosotros libros de aventuras náuticas para seguir fomentando la lectura entre los más pequeños. ¿Quién no se ha sentido empujado a navegar en su tierna infancia después de leer las aventuras del capitán Ahab en Moby Dick o con Tintín en «El Tesoro de Rackham el Rojo» a bordo del Sirius?.

Souvenirs de Dalmacia

Importante, hacer algún regalo típico (o no tan típico) para los seres queridos y traer algún recuerdo de estas vacaciones Souvenirs de Dalmacia en velero por Islas Dálmatas. Para no caer en la trampa de siempre, acabar comprando los souvenirs “made in China” o en las tiendas del aeropuerto 5 minutos antes del embarque, os dejamos algunas pistas.

Artesanía local – Tantum Natural

Hay que perderse en las calles de los pueblos isleños y descubrir los secretos locales. Uno de estos está en Stari Grad en la isla de Hvar. En el taller Tantum cada uno puede encontrar su pez, su barco o su casita típica, todo natural y hecho a mano allí mismo, por Dejan. Recuerdo perfecto, original y duradero. Con cariño desde el Adriático.

Eno-gastro

Esto es un clásico, somos mediterráneos, nos encanta comer bien y brindar con los nuestros. Además estos regalos son perfectos para invitar los amigos y familia, reunirse con la excusa de saborear Croacia y contar las aventuras del viaje. El consejo es comprarlos en los mercados  de los pueblos y supermercados locales.

MALI_LOSINJ

Licores locales: la recomendaciones son “orahovica” – licor de nuez, “travarica” – licor de hierbas, “rogačica” – licor de algarrobo, “mirta” – licor de bayas del arbusto mirto (o arrayán). La lista suma y sigue. Habrá que ir probando.

Vinos: Dalmacia es tierra de vino. Vamos a por los autóctonos: los blancos “Grk” y “Pošip” de Korčula, los tintos “Crljenak” de Kaštela, “Plavac” de Hvar, “Dingač” y “Postup” de Pelješac…

También puede ser el aceite de oliva, jamón de Croacia (¡si hay jamón en Croacia!), queso de la isla de Pag, sal de las salinas locales de Pag, Nin o Ston.


Para los golosos están los clásicos: “Bajadere” – bombones de chocolate de la marca Kraš, „Bobići“ – una especie de bombones de almendras de las tiendas Bobis, „paprenjaci“ – galletas dulces de pimienta o chocolate local de la marca Nadalina. Y porque no unos higos secos comprados en el stand de la abuela en el mercado.

DUGI_OTOK_23

Joyas

Las joyas típicas y tradicionales no fallan. Lo clásico son los pendientes que eran parte de trajes típicos. También están las joyas hechas de corales. Buscarlas en las joyerías (“zlatarna”) de las ciudades y tiendas específicas.

Corbata

Si odias ponerte corbata, puedes culpar a los croatas. Sí, es verdad, los croatas inventaron la corbata. En el siglo XVII, los soldados croatas en su traje tradicional llevaban una tela especial, vista por los franceses que le dieron este nombre por el nombre del país de origen de los soldados. La marca más famosa (y exclusiva) es “Croata”. Tiene versión femenina de pañuelos de seda con diseños tradicionales.

Lavanda

La isla de Hvar es la isla de lavanda. La lavanda florece a finales de junio y principios de julio, y allí es cuando nos seduce con su olor y color morado. Están las bolsitas de lavanda como ambientadores, aceites aromáticos para masajes, varios productos cosméticos… Además ayuda a combatir el estrés, dolor de cabeza, fortalecer el sistema inmunológico, y relaja.

Encaje

Otro regalo típico, tradicional y decorativo. La cultura y la artesanía de toda la vida. Los encajes de aguja de Pag y los encajes con hilo de áloe de Hvar son proclamados patrimonio inmaterial de la UNESCO. Se hacían para la confección de vestiduras eclesiásticas, manteles, sábanas y adornos.

Calzado de Borovo

Borovo es una de las pocas fábricas de calzado que todavía sobrevive. El modelo de zapato anatómico femenino “Borosana” existe desde 1968 y está hecho de manera ortopédica para el pie femenino. Los utilizaban las mujeres trabajadoras. Hoy están en el mercado con el mismo diseño, pero un poco más modernos en cuanto a colores y telas. A parte de “Borosane” están las bambas “Startas”. Vamos recuerdo super cool y moderno.

Camisetas de Galeb

Otro regalo no típico, otra fábrica local de ropa, que ha sobrevivido. Nada especial, piezas normales de algodón de toda la vida, diseño ordinario. Bragas, calzoncillos y camisetas marineras. Muy local, casi vintage. Buscar las tiendas de Galeb (gaviota en croata).

El Hajduk vive para siempre

La manía de fútbol está también en Croacia. El mítico equipo de Split es Hajduk y está omnipresente en la vida de la ciudad y de toda Dalmacia. Aparte de poder disfrutar de fútbol (ideal derbi local Hajduk-Dinamo) y visitar uno de los estadios muy bonitos (“La Bella de Poljud” hecho en 1979 por el arquitecto Boris Magaš), se pueden comprar todo tipo de cosas: camisetas, chanclas, toallas, bañadores, vino, gafas de sol, ¡hasta las toallitas húmedas! Para los futboleros perfecto.

(Fuente fotografías: Oficina de Turismo de Croacia, particular)

Artículo escrito por : Ferida Brzovic