Viajar es aprender, es conocer otras culturas, otros pueblos, y adentrarnos en la história de esos lugares que visitamos para llegar a entender lo que somos, lo maravillosos de la diversidad,  y combatir la intolerancia y muchos prejuicios.

Navegar por Grecia es quizás uno de los máximos exponentes de cómo se pueden pasar unas vacaciones combinando el placer con la cultura.

Imposible abstraerse de todo lo que la cultura griega ha aportado a nuestra civilización. En cada rincón o isla donde recalamos, se nos brinda la posibilidad de un relato o un pasaje ya sea real o mitológico.

La mitología griega nos aporta conocimiento histórico, y astrológico tan necesarios para el desarrollo de la personalidad humana. Nos habla de la filosofía, del amor e incluso de la creación del universo.

Hoy os traemos este breve video de uno de esos mitos que nos ha cautivado, y lo hacemos de la mano de una de nuestras clientas de nuestra ruta en velero por las islas Cícladas. Apasionada de la cultura y la mitología griega, a quien le agradecemos enormemente que haya querido compartir su conocimiento.

Llegados a la preciosa isla de Naxos, nos relata, desde la proa de nuestro velero, el mito de Ariadna y Teseo. La ruta que realizamos, desde ese mismo momento la bautizamos con el nombre de «El Viaje de Teseo», que a pesar de que no ser estrictamente el mismo viaje, ya que Teseo navegó hasta Creta para matar al Minotauro regresando posteriormente a Atenas, sí que guarda una cierta relación.

Pero no avancemos más y veamos y escuchemos este interesante relato…

 

 

¿Completo eh? Como buena tragedia griega no le falta de nada: mitología, lucha, amores, muerte,…

Por si quieres saber un poco más, a continuación te mostramos un plano de la ruta que seguimos en nuestro particular «Viaje de Teseo», así como los detalles más relevantes de cada isla visitada.

Este viaje fue realizado con un grupo que nos contactó y nos solicitó diseñarles de navegación por Grecia para el mes de Agosto del 2019. El velero era un precioso Jeanneau Sun Odyssey del 2018 con 4 cabinas dobles con baño privado en cada una de ellas.

Los clientes eran dos familias con chicos que tenían ganas de navegar a vela. Se trata de una ruta contrastada donde se navegaron más de 500 millas disfrutando tanto del entorno y de los lugares que pudimos visitar, como de una placentera navegación a vela.

 

 

Aterrizaje y visita a Atenas

Comenzamos la ruta aprovechando para visitar la capital de Grecia. Básicamente conviene no perderse la visita al Partenón y la Acrópolis, sedes defensivas y de culto de la civilización helena.

Subimos a lo más alto de la ciudad para poder contemplar los restos de lo que fue una de las civilizaciones que más han aportado al mundo occidental.

Día 1: Embarcamos en Lavrio y hacemos escala en Cabo Sunion

La Marina de Lavrio cuenta con todas las comodidades y fue nuestro punto de partida. Allí estibamos convenientemente la compra y comenzamos nuestra aventura de una semana recorriendo las Cícladas.

No se nos ocurrió una mejor forma de comenzar esta ruta que fondeando a escasas millas de nuestra partida en este Cabo con el Templo de Poseidón en la cima. Incluso los más escépticos llegarán a dudar de la existencia del Dios de los mares con la imponente visión de todo el Egeo a los pies del templo y sus múltiples islas.

Día 2 Navegamos hasta la Isla de Kea

Al este del Cabo Sounion y a tan sólo 12 millas encontraremos la primera de las islas Cícladas. La mayoría de los habitantes viven en Chora (Kéa). Optamos por fondear en el este de la isla en Koundouros donde nos pusimos a prueba con nuestro primer fondeo a la griega (largando cadena desde la proa mientras nuestra popa recorre los metros necesarios hasta zallarse en el pantalán).

Un nutrido grupo de restaurantes perfectamente alineados estaban esperando nuestra llegada para poder disfrutar de pescados, carnes y ensaladas típicas de la zona, sin olvidar el vino que en esta isla precisamente tiene una reputada fama.

Día 3: Nisos Kimolos y escala en Folegandros

El área que incluye las islas de Milos, Kimolos y Poliagos es una zona considerada como de mini crucero, con un buen número de fondeos, a elegir en función de las condiciones del viento entre:

  • Ormos Sikia
  • Apollonia
  • Ormos Voudhia
  • Pirgonisi
  • Psathi
  • Sémina Creek
  • Prasonini

Después de navegar durante varias horas disfrutando de la vela y el entorno de islas, nosotros decidimos fondear al este de la isla en Ormos Sikia en un lugar maravilloso, tranquilo y donde pudimos relajarnos totalmente solos en el fondeo.

Desde allí partimos a Folegandros, una de nuestras islas preferidas. Un entorno natural y un paisaje típicamente griego donde el tiempo parece haberse detenido. Al llegar lo primero que nos impresionó fueron sus montañas en la cara sur de la isla. Al NE de estas colinas encontramos un verdadero oasis de verdes árboles.

Fondeamos en su pequeño puerto, que parece el típico puerto de pescadores de esponjas de antaño. Aprovechamos para bajar a tierra a tomar algo en los pequeños y cuidados chiringuitos de la playa, y subir hasta el pueblo para poder ver el habitual medio de transporte de la isla, los burros.

Día 4 Sikinos

Navegando hacia el este llegamos a esta barrera de islas llamadas “las islas de los vinos” por la excelencia de sus caldos.

Arrumbamos hasta O. Skala situada en el este de la isla donde encontraremos la única Marina situada a tres millas al SW de Ák Malta desde donde pudimos contemplar sus innumerables casas blancas.

Día 5 Navegamos a Naxos

Este es un tramo impresionante donde navegamos de forma relajada, disfrutando del más puro mar Egeo. Rodeado de algunas de sus más conocidas islas: Ios a estribor, Andiparos a babor y un poco más allá Paros. Llegamos a Naxos, la más larga y fértil de todas las islas Cícladas.

Decidimos hacerlo por el canal formado por Paros a babor hasta llegar a Ak. Ay. Prokopion. Esta es la isla donde Teseo abandonó a Ariadana en su regreso a Atenas desde Creta.

Días 6 y 7 de Mikonos a Lavrio

No podíamos abandonar las Cícladas sin visitar Mikonos, llamada también “la Ibiza de Grecia”. Calles estrechas y restaurantes bañados por las olas son algunos de sus encantos, sin perder de vista su animada vida nocturna y su bella bahía donde está situada la Marina Órmos Mikonou.

Desde allí, hicimos una preciosa navegación de alrededor de 60 millas donde arreciaba un Meltemi moderado y pudimos disfrutar de una navegación cien por cien a vela, a buena velocidad, sorteando algunas islas como Seriphos, Kythnos y Kea.

 

¿Te parece interesante?

Pues no te pierdas nuestros viajes en velero por Grecia

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.