En Nautic Ocean nos creemos eso del «Dreaming»… ya sabemos que la mayoría abusamos en exceso de los anglicismos, pero esta palabra en concreto nos encanta. Define perfectamente el espíritu de Nautic Ocean. De hecho, si me vuelven a preguntar a qué se dedica Nautic Ocean, probablemente diré que a hacer mucho «Dreaming…». La palabra abarca un amplio concepto, o mejor dicho, un estado mental en el que el viajero se encuentra cuando está preparando su próximo viaje, sus vacaciones o esa aventura que no para de rondar por su cabeza.

Por eso mismo, vale mucho la pena disfrutar cuanto antes del Dreaming». No lo duden, y haganme caso. De hecho, como dice un empresario hotelero canario y buen amigo de Nautic Ocean, las vacaciones o esa aventura soñada empiezas a restarla el primer día en el que la disfrutas… El «dreaming» por tanto, convendrán conmigo que es lo más importante: tenemos aún todo nuestro viaje por disfrutar, no le hemos restado ni un sólo segundo, y está allí en nuestra cabeza, permitiendo disfrutarlo, imaginarlo, cambiar algunas cosas y volviéndolas a disfrutar. Solo sucede en nuestra cabeza, pero la sensación es muy agradable. Cuanto más preparamos nuestro viaje, más aumentamos la cantidad de «dreaming» que fluye por nuestro cerebro. Nos encanta imaginar como será el encuentro el primer día cuando embarquemos y disfrutemos de nuestro soñado barco, cuando empecemos a disfrutar de la navegación a vela, o cuando estemos fondeados disfrutando de una deliciosa cena en ese fondeo recóndito con las estrellas de fondo como únicas testigo de nuestra inmensa felicidad. Buceamos en internet captando información útil que nos servirá cuando lleguemos a nuestro destino, qué hacer, que llevar y donde ir. Los derroteros, las fotografías, videos,  y Guias nos aportan más fluido y oxigeno a nuestro cerebro para alimentar nuestro Dreaming…

Si valoramos el «dreaming», el «last Minute (¡otro anglicismo, perdón!) es la asntítesis. Nos hemos saltado meses y meses de preparativos, de viajes soñados, de islas pensadas, y de navegaciones ficticias pero reales en nuestra cabeza. La mala noticia es que los españoles somos más de «last minute» que de «dreaming», que le vamos a hacer…será que la economía influye, o que somos los reyes de la improvisación, pero lo cierto es que el resto de europeos de nuestro entorno disfrutan más del dreaming si nos ceñimos a las estadísticas. Reservan con mucha antelación sus vacaciones y tienen la oportunidad de «dreamear» mucho más. Por tanto, aún estamos a tiempo de apuntarnos al dreaming, que además es gratis.

Mientras, os dejamos un breve video de algunos de nuestros dreamings por Croacia. Espero que os guste y os espero en la próxima aventura.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.