Navigare necesse est, vivere non necesse

«Navegar es necesario, vivir no lo es».

Ahora más que nunca nos resuena en la cabeza la famosa frase de Pompeyo «el Grande», llamado por algunos el Alejandro Magno Romano, que entre otras victorias destacó por la campaña de la reconquista de Hispania. En una de sus batallas pronunció esta épica frase arengando a sus marinos a salir a la mar a pesar de su complicado estado y peligrosidad.

En estos difíciles momentos en los que todos nos estamos enfrentando a temores e incertidumbres, esta frase cobra todo su sentido recordándonos que el deber está por encima de cualquier miedo o circunstancia.

Ahora toca quedarse en casa, en puerto seguro, en tierra,  sin poder fundirnos con los rociones del salitre al que nuestra piel está acostumbrada, sin contemplar los inmesos azules del horizonte infinito que nuestros ojos reclaman, y sin ese olor de mar que nos enbriaga.

Lo hacemos por nosotros, por solidaridad con los demás, y por responsabilidad, aunque no por ello debemos dejar de soñar en ese mar que tanto necesitamos ver, sentir, y oler,  y al que a buen seguro volveremos a navegar.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.